Blog

Categorías

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Apúntate

Legalización del Aborto

¿Qué derechos son más importantes: los de la mujer o los del niño por nacer?

Aborto en Violaciones

19 de Agosto, 2006, 12:21

Por @ 19 de Agosto, 2006, 12:21 en General

Sobre el caso de la joven discapacitada y violada en Mendoza mucho se ha escrito, se ha hablado y se ha argumentado. Tanto a favor del aborto como a favor de no interrumpir el embarazo.

Como suele suceder en nuestro país, cualquiera opina sobre cualquier tema sin tener la mínima información sobre lo que está opinando. Libertad de expresión le llaman algunos mientras que yo creo que es una simple expresión de ignorancia.

Nadie razonable haría una encuesta cuando se entera de que padece cáncer para ver qué opina "la gente" sobre cuál sería el tratamiento más adecuado para su dolencia. Nadie tampoco preguntaría por los medios a "la gente" sobre la mejor forma de encarar un juicio, por citar sólo dos ejemplos burdos.

Entonces, debemos concluir en que "la gente" tiene todo el derecho a opinar sobre cuestiones de índole general pero sobre cuestiones técnicas deben escucharse las opiniones de los que saben. Esto es así en cualquier lugar civilizado del mundo menos entre nostros y algunos otros países "en desarrollo".

Partiendo de este punto, es preciso mencionar que nuestra legislación, la que está vigente aunque a algunos no les guste, tiene previsto qué se debe hacer en casos como el que nos ocupa.

Sobre al aborto, el Código Penal Argentino dice:

"Art. 85. El que causare un aborto será reprimido:

1. Con reclusión o prisión de tres a diez años, si obrare sin consentimiento de la mujer. Esta pena podrá elevarse hasta quince años, si el hecho fuere seguido de la muerte de la mujer;

2. Con reclusión o prisión de uno a cuatro años, si obrare con consentimiento de la mujer. El máximum de la pena se elevará a seis años, si el hecho fuere seguido de la muerte de la mujer.

Art. 86. Incurrirán en las penas establecidas en el artículo anterior y sufrirán, además, inhabilitación especial por doble tiempo que el de la condena, los médicos, cirujanos, parteras o farmacéuticos que abusaren de su ciencia o arte para causar el aborto o cooperaren a causarlo.

El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta, no es punible:

l. Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios;

2. Si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto.

Art. 87. Será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que con violencia causare un aborto sin haber tenido el propósito de causarlo, si el estado de embarazo de la paciente fuere notorio o le constare.

Art. 88. Será reprimida con prisión de uno a cuatro años, la mujer que causare su propio aborto o consintiere en que otro se lo causare. La tentativa de la mujer no es punible."

Como es fácil de advertir, la situación de esta joven está contemplada por las leyes vigentes y no tendría que haber sido el gran tema de discusión de estos días si simplemente nos atuviéramos a lo que la ley indica.

En este caso particular, el aborto está permitido por la ley ya ya debería haberse practicado por algún médico que no tenga objeciones de conciencia para hacerlo porque este es otro aspecto a considerar.

Ningún juez nacional o provincial, ningún ministro nacional o provincial ni nadie puede obligar a un médico a que realice un aborto, aunque sea legal, si el médico se excusa por conflictos de conciencia.

Aclarado este punto, debemos decir que seguramente hay médicos que no tendrían objeciones en practicarlo.

Siendo las cosas tan claras surge una pregunta: ¿cuál es el motivo de tanto debate público?.

Creemos que la respuesta a esto es que las dos posturas extremas (los que pretenden libertad absoluta para abortar y los que se niegan al aborto aún en circunstancias como la planteada en este caso) están tratando de llevar agua hacia su molino. Están tratando de que este caso particular sirva de precedente para avalar sus posturas fundamentalistas en uno o en otro sentido.

Los talibanes del aborto, los que no lo justifican en ningún caso y los que pretenden considerarlo un derecho de la mujer (aunque involucre y quite la vida a otra persona), están tratando de tomarle el pelo a "la gente" , a la que supuestamente dicen querer informar con claridad.

Son, en definitiva, tan malos unos como otros y sus opiniones en este caso muestran lo inflexible de sus ideologías y que sólo buscan reforzar sus posiciones sin preocuparse mucho de informar adecuadamente.

Mariano Moreno

Blog alojado en ZoomBlog.com